Carolina del Norte: fuerte, resistente, lista

Por el gobernador Roy Cooper

Las transiciones son un momento para la reflexión y un momento para mirar hacia adelante. Mi primer mandato en este cargo estuvo lleno de triunfos, pero también de pruebas. Primero, los triunfos. Progreso histórico para hacer nuestro estado más inclusivo y nuestro medio ambiente más limpio. Grabar anuncios de empleo en zonas rurales y urbanas de nuestro estado que proporcionaron un trabajo gratificante a nuestra gente. Esfuerzos implacables para hacer que la atención médica sea más accesible y las escuelas públicas más fuertes.

Y en cuanto a las pruebas, los desastres naturales. El reconocimiento atrasado de la justicia racial. Una pandemia mundial sin precedentes. Los terremotos, los que sacudieron el suelo y los que sacudieron los cimientos de nuestra democracia. Hemos tenido nuestra parte de días difíciles. Pero somos habitantes de Carolina del Norte. Y en nuestro estado, las dificultades no nos definen. Lo que nos define es nuestra fuerza, nuestra resiliencia, nuestra disposición para triunfar en lo que viene después.

Cuando la pandemia obligó a cerrar las aulas en marzo, las escuelas y los voluntarios se aseguraron de que nuestros niños fueran alimentados en casa. Cuando los trabajadores de la salud necesitaban un impulso, las comunidades enviaban comidas y paquetes de atención. Cuando el equipo de protección personal se agotó, las empresas de fabricación de Carolina del Norte giraron para producir protectores faciales, batas, máscaras y más.

Y no pasemos por alto las historias de vecinos que ayudan a otros. Nietos hablando y cantando a través de las ventanas con sus abuelos en hogares de ancianos. Se dejaron bocadillos y señales de aliento para los trabajadores de entrega que enfrentan largas horas. Una enfermera con exceso de trabajo recibe una vacuna COVID-19 y les dice a todos que el mayor efecto secundario es la alegría.

Pero antes de mirar hacia el futuro, vale la pena mirar hacia atrás cien años donde estaba Carolina del Norte en 1920.

El estado acababa de perder a casi 14.000 personas en la pandemia de gripe española. Y en unos pocos años, Carolina del Norte respondió rugiendo. Los nuevos trabajos de manufactura pagaron salarios confiables por primera vez a miles de habitantes de Carolina del Norte. Con más dinero en sus bolsillos, la gente podía permitirse comprar automóviles. Y eso creó el desafío de necesitar carreteras por las que pudieran circular esos coches. Entonces, Carolina del Norte respondió y se hizo conocida como el estado de Good Roads. Esas carreteras llevaron a la gente a trabajar pero también les permitieron vacacionar y disfrutar de la belleza natural de nuestro estado.

Un siglo después, ese ciclo de desafío y respuesta vuelve a enfrentarse a Carolina del Norte. Lo estamos viviendo. Lo podemos ver. Y lo podemos solucionar.

Al entrar en 2021, llevamos la huella de la frustración y la pérdida de nuestra gente, así como nuestra determinación y resistencia. Este nuevo año y este nuevo mandato como gobernador es más que simplemente pasar la página de un calendario. Las lecciones que todos hemos aprendido deben marcar el comienzo de una nueva era.

Una era en la que podemos reconocer y trabajar alrededor de nuestras diferencias mientras nos negamos a sacrificar la verdad y los hechos en el altar de la ideología. Donde los peligrosos eventos que tuvieron lugar en la capital de nuestra nación nunca podrán justificarse.

Así que busquemos juntos para encontrar formas en que todos los habitantes de Carolina del Norte puedan permitirse ver a un médico. Obtener una educación de calidad y un trabajo bien remunerado. Reformar nuestros sistemas que perjudican a las personas de color y vivir y trabajar en una economía que no deja a nadie atrás, sin importar quiénes sean o dónde vivan.

Dejemos de lado las nociones de condados rojos o condados azules y reconozcamos que se trata de divisiones artificiales. Estos tiempos de triunfo y prueba nos han demostrado que estamos más conectados de lo que imaginamos.

Y una cosa está clara, al igual que lo hicimos hace cien años: Carolina del Norte está lista para rugir de nuevo. Y lo haremos juntos.

Me siento honrado por la confianza que ustedes, el pueblo de Carolina del Norte, han depositado en mí para servir nuevamente como su gobernador. Tengo fe en ti y gracias por poner tu fe en mí. Que juntos podamos seguir siendo fuertes, resilientes y preparados.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s