Camioneros están orgullosamente haciendo su parte para ayudar a los estadounidenses a superar esta crisis

3 imperativos pasos para que los gobernadores de Estados Unidos en la lucha COVID-19 tengan abastecidos a sus residentes.

Redacción.- Chris Spear, Presidente y CEO, Asociaciones de camiones estadounidenses, dijo en un comuicado que derrotar a COVID-19 es un verdadero esfuerzo nacional.

“Se está desarrollando en todos los estados del país, en pequeños pueblos y grandes ciudades por igual. Si bien los expertos insisten en enmarcar todo a través de la lente partidista de la política de DC, siempre con la vista puesta en noviembre, la verdadera historia está sucediendo mucho más cerca del suelo, donde el caucho se encuentra con el camino”

La realidad, dice el comunicado, es que los estadounidenses no piensan en noviembre. Se centran en hoy y mañana. Les preocupa pagar cuentas, poner comida en la mesa y llegar a fin de mes.

Los camioneros están orgullosamente haciendo su parte para ayudar a los estadounidenses a superar esta crisis. Lo que piden, y lo que necesitan, es que los funcionarios del gobierno les permitan hacerlo. Permita que los camiones sigan rodando a través de las medidas difíciles y necesarias que se tomen para proteger la salud pública. Debido a que obstaculizar su movimiento seguro y eficiente, e interrumpir las líneas de suministro nacionales, solo vierte gasolina sobre el problema

Cuando se interrumpen las líneas de suministro, las consecuencias son rápidas de seguir. Los estantes de los supermercados no se reabastecen. Los trabajadores de primera línea se demoran en recibir envíos de EPP. A los médicos, los socorristas, los técnicos de emergencias y el personal médico se les niega el acceso a pedido a los suministros para salvar vidas que necesitan críticamente en el meollo de esta lucha

Estas arterias del comercio interestatal son vitales para proteger al público. Es por eso que los líderes de la comunidad de aplicación de la ley han hecho todo lo posible para enfatizar la importancia de los movimientos de camiones para los líderes del gobierno, directamente al Presidente de los Estados Unidos.

El nuevo coronavirus no distingue entre el gobierno federal, estatal y local, pero nuestro éxito al derrotarlo depende de una política inteligente de los tres niveles. El virus no reconoce las fronteras estatales, pero mitigar su propagación, y frenar su impacto en la salud pública y la economía, requiere políticas en todos los estados que funcionen de manera independiente pero que también funcionen en conjunto.

Se agrega una importancia aún mayor en momentos como ahora, cuando la salud pública, la seguridad y el bienestar están en manos de múltiples agencias gubernamentales en varios niveles, capaces de coordinarse eficazmente y cooperar sin problemas.

Los gobernadores están desempeñando un papel central en este esfuerzo nacional, y deben ser reconocidos por las difíciles decisiones que se les toman a diario. Muchos se encuentran en una crisis sin precedentes, no de su propia creación, y para la cual no existe ningún manual o manual. Su liderazgo ahora es fundamental.

Los camioneros saben por qué, porque continúan sirviendo en la primera línea durante esta crisis, operando en condiciones difíciles, bajo estados de urgencia elevados, para garantizar que se satisfagan las necesidades más básicas y vitales de los estadounidenses. Entregan EPP, medicamentos, alimentos y otros elementos esenciales mientras navegan por mandatos, decretos y órdenes públicas complicados y conflictivos.

Las decisiones apresuradas del gobierno, por bien intencionadas que sean, sin el aporte de nuestra industria, pueden ser fácilmente la diferencia que impide que los camiones pasen de A a B. La semana pasada, en Utah, el gobernador Herbert emitió una orden ejecutiva que requería que cualquiera que ingresara al estado se detuviera y llenara realizó una encuesta electrónica que documenta su historial médico y dónde han estado durante las dos semanas anteriores. Recibir una encuesta obligatoria en su teléfono celular genera una gran cantidad de preguntas e inquietudes, lo que distrae y retrasa a los conductores de camiones a llegar a su destino. ¿Cuál es la respuesta correcta, cuál es la respuesta incorrecta? ¿Hay un elemento legal, o un elemento de cumplimiento, para estas preguntas?

Los funcionarios de la Administración Federal de Carreteras y la Administración Federal de Seguridad de Autotransportistas se comunicaron con la oficina del Gobernador y, trabajando con nuestros socios de la federación en la Asociación de Camiones de Utah, nos comunicamos con los funcionarios de transporte del estado para transmitir las consecuencias imprevistas de esta propuesta. Poco después, el Gobernador resolvió el asunto creando una separación de la orden para los camioneros.

En crisis como estas, la capacidad de adaptarse y corregir el curso es absolutamente crucial. Apreciamos al gobernador Herbert y al equipo por tomar estos pasos adicionales para garantizar que los camiones puedan seguir rodando y sirviendo a los habitantes de Utah. Alentamos a otros estados que consideren medidas similares, como Nuevo México, a que tomen esto en cuenta y hablen con nuestra industria antes de seguir adelante con dicha propuesta.

Aquí hay tres pasos que todos los gobernadores pueden tomar de inmediato para garantizar que sus estados y residentes permanezcan bien abastecidos durante esta emergencia nacional:

  1. Eximir el tráfico de camiones de los controles fronterizos.
    Los obstáculos, ya sean físicos, electrónicos o de otro tipo, impiden el flujo del comercio y disuaden el tráfico de camiones. Lo que los funcionarios públicos deben saber sobre los conductores interestatales profesionales y de tránsito: si quieren evitar un estado, lo harán. Si necesitan recorrer un estado, encontrarán el camino para hacerlo. Si los conductores no están dispuestos a ir allí, los suministros no llegarán.

Recomendamos encarecidamente a los funcionarios de transporte que consideren políticas de control fronterizo que consideren cómo tales obstáculos impedirán el comercio y disuadirán el tráfico de camiones y proporcionarán espacios para camiones comerciales.

  1. Mantenga abiertas las paradas públicas de descanso, incluidos los baños interiores.
    Los camioneros, como cualquier ser humano, tienen necesidades básicas. Necesitan lugares para descansar, lugares para comer y lugares para usar el baño. Sin ellos, los camioneros no pueden hacer su trabajo de manera segura y eficiente. Es por eso que el Departamento de Seguridad Nacional de los EE. UU. Ha considerado que las paradas de camiones son una infraestructura crítica y su personal de servicio designado como fuerza laboral esencial. Estas instalaciones son instrumentales para el comercio interestatal.

Las flotas dependen de estas áreas de descanso al trazar sus carriles, ya que los conductores necesitan puntos de descanso predecibles para descansar de acuerdo con las regulaciones federales. Cuando las áreas de descanso están cerradas y los conductores no pueden acceder a los baños, los transportistas se ven obligados a reasignar sus rutas, interrumpiendo las líneas de suministro.

  1. Asegúrese de tener suficientes conductores en el camino para satisfacer la demanda.
    El cierre de las agencias estatales de licencias de conducir ha creado un obstáculo para los nuevos conductores que buscan unirse a la profesión. Los servicios cerrados o limitados en SDLAs niegan a los nuevos participantes la capacidad de tomar las pruebas requeridas para obtener su permiso de aprendizaje comercial y la posterior licencia de conducir comercial. Los estados deben garantizar que los SDLA permanezcan abiertos para estos servicios esenciales.

El comercio interestatal y el libre flujo de bienes entre los estados están protegidos por la Constitución de los Estados Unidos por una buena razón. En tiempos de prosperidad, es el sistema el que impulsa el motor económico de Estados Unidos. En tiempos de crisis, proporciona esa línea vital vital, asegurando la entrega completa y oportuna de socorro crítico y suministros que salvan vidas a los necesitados.

Los gobernadores deben hacer todo lo posible para mantener los camiones en movimiento. La salud, la seguridad y el bienestar de sus residentes dependen de ello.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s